El pueblo situado en el sur de la isla de Tenerife, (archipiélago Canario, conocido popularmente como “islas afortunadas”), forma parte del municipio de la Villa de Arico y es uno se los que conforman sus 24 núcleos poblacionales que la componen repartidos entre llanadas, laderas, lomadas y tierras de labor, sus campos se cultivan principalmente de papa y tomate para la exportación.
Arico el Nuevo se levanta alrededor de su iglesia parroquial “Nuestra Señora de La Luz”, a comienzos del siglo XVIII,su población es de unos 145 habitantes y se sitúa a 68 Kms. de Santa Cruz de Tenerife (capital de la provincia).
Los alojamientos, se han ido generando por la demanda turística, restaurando y dotando las hermosas casas antiguas para acoger turismo, que aspire a la tranquilidad y el confort proporcionados por la buena climatología (a 500 m. del nivel del mar), entre la montaña y el océanoAtlántico, a seis kilómetros del pueblo pesquero más próximo:
El Porís de Abona, donde además de bañarse en las aguas limpias del Atlántico, se puede optar por el submarinismo y disfrutar de la gastronomía basada en la pesca autóctona artesanal. Así mismo el resto de las casas que ofrecen comidas en los alrededores del casco de Arico el nuevo se basan en la gastronomía tradicional y con productos de la tierra como el puchero (calabaza, habichuelas, zanahoria, millo, papas, batatas) y también carne de vaca y tocino; carne de cabra, frutas tropicales, brevas e higos, etc.
Se pueden realizar visitas a las cooperativas de productos propios y relacionados con el cultivo de la uva y la cabaña caprina, donde se degustan estupendos quesos con denominación de origen y vinos, especialmente el blanco de Abona. Para el deporte del rappel existen unas paredes magníficas en los barrancos, practicables también para los amantes del senderismo, sus cauces son el más vivo exponente de la flora canaria y su variedad rocosa los hacen espectaculares como corresponde a una isla volcánica tan hermosa como la que nos ocupa, Tenerife, cuya cima se llama Teide, visitable en cualquier época del año y con gentes amables que le harán sentirse bien en cualquier sitio de la isla que desee visitar desde Arico el Nuevo, las noches son especiales en este pequeño pueblo donde se ven las estrellas y se disfruta del encanto que ofrece el cielo sin contaminación.

Iglesia “Nuestra Señora de La Luz”

Vista general

« Arriêre