Casas Rurales recomendadas

Casas Rurales

Tu casa Aquí!

Medina del Campo (Valladolid.-Castilla y León.- España)

Información general:

Medina del Campo es un municipio de la provincia de Valladolid, en Castilla y León, España. Es la "capital" de la Denominación de Origen Rueda. Medina del campo se ubica en el corazón de la comarca natural de Tierra de Pinares, que se despliega al sur del Duero. El paisaje está dominado por extensos campos cerealistas que se alternan con las grandes manchas de los pinares y las ordenadas hileras de viñedos, donde madura la uva verdejo que da origen a algunos de los mejores vinos blancos de España, elaborados bajo la D.O. Rueda.
Medina del Campo se sitúa en el suroeste de la provincia de Valladolid, a 47 km de la capital. Su término municipal se extiende sobre 153 km² y es cabecera de la mancomunidad Tierras de Medina, integrada por una treintena de municipios. Su emplazamiento privilegiado la ha convertido en un importante nudo de comunicaciones, las principales rutas del noroeste confluyen en la villa que dista menos de 100 km de seis capitales de provincia de la comunidad. Sin olvidar que se haya en el Camino de Santiago del Levante-Sureste, uno de los itinerarios procedentes del Mediterráneo.
En 2011 es sede, junto con Medina de Rioseco, de la XVI Edición de Las Edades del Hombre. El eje vertebrador de esta edición que tiene por título Passio, es la Pasión de cristo mostrada a través del diálogo entre obras clásicas y contemporáneas representativas del arte sacro de Castilla y León. A las piezas escultóricas y pictóricas se sumarán obras literarias, musicales y visuales ligadas a la liturgia y a las manifestaciones populares de la Semana Santa castellano y leonesa.
La dilatada historia de la villa se inspira en las calles porticadas, en la plaza de la Hispanidad, en su imponente castillo de la Mota, en sus monumentos, sus museos, sus tradiciones... especialmente durante la celebración de la Semana Santa (declarada de Interés Turístico Nacional), cuyas procesiones de disciplina, instituidas por San Vicente Ferrer, celebran en 2011 su sexto centenario.


Casa consistorial y el Cabildo de Medina del Campo

Castillo de la Mota de Medina del Campo.

Historia:

Esta comarca ha sido escenario de importantes capítulos de la historia que han dejado huella en un magnífico legado patrimonial. Habitada desde la prehistoria, es a partir del siglo XI cuando se inicia la paulatina repoblación de las tierras de frontera situadas entre el Duero y la cordillera Central, que van ocupándose según un modelo de organización territorial que ha llegado hasta nuestros días: las comunidades de Villa y Tierra, vertebradas entorno a un núcleo amurallado del que dependen las aldeas del alfoz, como sucede en Medina del Campo, en Olmedo o en Íscar. Consolidada la ocupación, se irán reforzando castillos y murallas, y se levantarán edificaciones civiles e iglesias, recurriendo a los materias más accesibles como son el ladrillo, el adobe, la madera y la piedra caliza, que configuran un estilo arquitectónico inconfundible: el mudéjar. El sur de la provincia de Valladolid atesora un conjunto monumental románico-mudéjar de los más importantes de la Península.
Medina del Campo es conocido como la Villa de las Ferias por derecho propio, ya que las ferias medinenses, fundadas a comienzos del siglo XV por Don Fernando de Antequera, llegaron a ser Ferias Generales del Reino en 1491 y conviertieron a la villa en uno de los centrosneurálgicos de la economía y las finanzas europeas durante los siglos XV y XVI. A finales de la centuria, las crisis financieras, la ruptura del eje comercial con Flandes y el traslado de la Corte a Madrid, provocan la quiebra del sistema financiero y la decadencia definitiva de los encuentros feriales de Medina del Campo. La tradición se retoma en parte a finales del siglo XIX y se mantiene hasta nuestros días: se crean el Mercado Semanal del domingo (origen de la partura en domingos de los comercios), la feria Mayor de San Antolín y la Feria Chica de San Antonio, que se celebra aun hoy y que conviertieron a Medina en uno de los más importantes mercados cerealistas y de ganado de España.
Los restos romanos y árabes encontrados dan testimonio de la configuración de la villa primitiva, que aparece citada por primera vez en un documento de principios del siglo XII, época en la que ya era una plaza privilegiada. A mediados del siglo siguiente, Alfonso X confirma sus fueros, y su nieto, Fernando IV, convocará cortes en la ciudad. Durante los siglos XV y XVI la pujanza económica se une al esplendor artístico: se construyen los principales edificios civiles, religiosos y militares, palacios y casonas señoriales, muchos de los cuales han llegado hasta nuestros días, valiendo a la villa la declaración de Conjunto Histórico Artístico en 1978.
Medina del Campo acogió transcendentes acontecimientos históricos, como el nacimiento de reyes, la unificación monetaria en todos los reinos peninsulares en 1497 o la muerte de Isabel la Católica en 1504, en el palacio Real, donde dicto su testamento, cuyos restos forman parte de un Centro de Interpretación que desvela la relación entre la reina y Medina del Campo. En 1520 , durante las guerras comuneras, el ejercito realista incendia la villa como castigo por su rebeldía ante la solicitud de entrega de su artillería para combatir a los rebeldes, finalmente derrotados un lluvioso 23 de abril de 1521 en la famosa batalla de Villalar. A partir de entonces se inicia la decadencia del esplendor medinense que no comienza a remontarse hasta el siglo XIX, para llegar a la acturalidad: Medina del Campo es, tras la capital, la ciudad más importante de la provincia, nudo de comunicaciones y con un sector económico pujante, que ha sabido conjugar pasado y presente y poner en valor un magnífico conjunto patrimonial para convertirse en refernete de las ciudades de Castilla y León.


Palacio testamentario de Isabel la Católica.

Museo de Ferias de Medina del Campo.

Lugares de Interés:

· Castillo de La Mota: se encuentra ubicado en una elevación del terreno (mota), que domina la villa y toda su extensa comarca. De él arrancaba un recinto amurallado, ampliado en tres ocasiones, que abrazaba la población, y del cual subsisten algunos restos. Se edificó con el característico ladrillo rojizo propio de la zona, empleándose la piedra únicamente para pequeños detalles, como troneras, escudos, etc. Fue declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 8 de noviembre de 1904. Sus orígenes se remontan a las repoblaciones del siglo XI. Desde 1445 la plaza queda bajo poder real, aunando a sus funciones las de archivo y prisión. A Enrique IV se debe la construcción de la torre. La barrera de artillería, con cubos cilíndricos y dotada de galerías subterráneas, fue la más avanzada de su época. Se termina en 1483, según nos indica la leyenda grabada junto al escudo de los Reyes Católicos que adorna su entrada principal. La fortaleza actual, perteneciente a la llamada escuela de Valladolid, se erige sobre el recinto de la primitiva villa, asentada sobre un poblamiento de la Edad de Hierro. Dispone de un amplio patio de armas que da acceso a la capilla de Santa María del Castillo y a la sala de Juan de la Cosa, así como la majestuosa torre del homaje, recientemente abierta al público tras una laboriosa restauración que permite recorrer el salón de honor, el peinador de la reina y las dos plantas superiores, así como disfrutar de una inédita vista panorámica de la Villa de las Ferias desde el Mirador del Caballero.
· Colegiata de San Antolín: es, junto con el Castillo de La Mota, el edificio histórico más importante de Medina del Campo. Se encuentra situado en la plaza mayor de la localidad y, aunque la parte principal es del gótico final, la construcción abarca estilos desde principios del siglo XVI hasta el siglo XVIII, e incluso modificaciones posteriores. Dedicada al patrón de la villa, comenzó a construirse en 1503 sobre una ermita preexistente y bajo las ordenes de los Gil de Hontañón. En la fachada principal destaca el Balcón de la Virgen del Pópulo, del siglo XVI, que permitía oficiar las misas los días de feria. En la torre, junto al reloj de la villa, dos carneros y dos maragatos se encargan de dar la hora a toque de campana. El interior de un gótico tardío, se divide en tres naves. Destacan la ornamentada capilla de Nuestra Señora de las Angustias (atribuida a Churriguera) y el majestuoso retablo mayor, de estilo plateresco, del siglo XVI, presidido por un espléndido Calvario.
· Museo de las Ferias: ilustra la historia de las ferias de mercancías y financieras habituales en los siglos XV y XVI, que situaron a Medina del Campo en una posición destacada en la época. Cuenta con una colección permanente y alberga exposiciones temporales.
· Casa Consistorial: con una fachada simétrica de sillería en la que se abren dos hileras de balcones corridos, data del siglo XVII y es obra de Francisco Cillero y Mateo Martín.
· Plaza Mayor de la Hispanidad: es una de las más grandes de España: asentada sobre un cruce de cañadas, servirá de modelo a muchas plazas mayores castellanas. Se trata de un gran rectángulo, tres de cuyos lados se hallan porticados y en el otro se yerguen la colegiata de San Antolín, el Palacio Real y la Casa Consistorial. Fue y sigue siendo escenario de las míticas ferias de medinenses e imprescindible lugar de encuentro. En este lugar, ejemplo del género de plazas rectangulares y antecesora de la de Valladolid, se celebraban las ferias de los siglos XV y XVI donde cada gremio tenía su propio espacio.
· Casa de los Arcos o del Cabildo: se erigió en 1670 como balconada para que los clérigos pudieran disfrutar de las celebraciones de la plaza. La imagen de la Diosa del Poderío, de principios del siglo XX, corona la fachada como recuerdo del pleito ganado al ayuntamiento por los propietarios del edificio.
· El Palacio del Almirante: Se encuentra en la calle del Almirante. Perteneció primero a la poderosa familia de los Enríquez, titulares del Almirantazgo de Castilla, y posteriormente al marqués de Tejada, cuyos escudos se pueden ver aun en las portadas. Se conservan las estancias paralelas a la calle con una pequeña torre cuadrada, el muro y las dos portadas de piedra que daban acceso a un jardín.
· Convento de Santa María la Real: Integra uno de los cenobios mas antiguos de Medina del Campo, el de las Madres Dominicas. Fundado a principios del siglo XV en las dependencias del palacio cedidas por la reina Leonor de Alburquerque, quien profesó y murió en él, terminó de construirse a lo largo del siglo XVI, gracias a las donaciones de los Reyes Católicos y sus sucesores. La Cabecera rectangular con bóveda de crucería, es la parte más antigua. La nave, de dos tramos cuadrados se cubre de crucería. En el coro conviven el gótico del arco y las celosías que cierran el coro alto, con el artesonado mudéjar procedente del palacio de doña Leonor y el plateresco de medallones y escudos reales. Destaca en el interior un Cristo yacente anónimo del siglo XVI. La portada plateresca muestre un frontón policromado que exhibe el escudo de los Reyes Católicos.
· Iglesia de la Inmaculada Concepción: Pertenece al convento de los Padres Carmelitas. Fue construida con el patrocinio del medinense obispo de Oviedo, Bernardo Caballero de Paredes, cuya estatua se conserva en el presbiterio, a partir de 1648, según la traza del jesuita Pedro Matos. Construida en ladrillo con elementos estructurales de piedra, muestra una fachada austera y un interior en planta de cruz latina, en cuya cabecera destaca un magnífico retablo-relicario de 1640.
· Palacio Real Testamentario: comenzó a deficarse en el siglo XIII, fue ampliándose hasta ocupar una gran manzana. Residencia real entre los siglos XIV y XVI, en el testa y muere en 1504 Isabel la Católica. El edificio actual es el resultado de una restauración emprendida en 2004 que permitió habilitar un espacio museográfico vertebrado en torno a la figura de la reina Isabel y su visculación con Medina del Campo. Las distintas salas muestran datos del palacio, una reproducción del testamento y el codicilo dictados por la reina y una recreación de la estancia donde murió, reproducida por el pintor Eduardo Rosales en El Testamento de Isabel La Católica. Pza. Mayor de la Hispanidad nº 2. Teléfono: 983810063 www.palaciorealtestamentario.com
· Casa del Peso: es del siglo XVII y asoma su fachada de ladrillo a la plaza Mayor. Albergó el Peso Real que garantizaba oficialmente la exactitud de medidas y pesadas.
·Palacio del Marqués de Quintanilla: Se deifica en el siglo XVI por encargo de los herederos del contador de los Reyes Católicos, Alonso de Quintanilla, cuyo escudo puede verse aún en la portada principal. Un patio con columnas articula el edificio, de planta cuadrangular.
·Palacio del Marqués de Falces: Construido a instancias de Catalina de Pedrosa y Luis de Peralta en el siglo XVI, y que hoy alberga la Casa de la Cultura, muestra una imponente fachada blasonada de sillería y se articula en torno a un patio porticado de dos plantas.
· Iglesia de Santiago el Real: Es un antiguo templo del desaparecido convento jesuita de San Pablo y San Pedro, es la sede medinense de las Edades del Hombre. Comienza a edificarse en 1553 según el proyecto del jesuita fray Bartolomé de Bustamente, bajo el patronazgo de Pedro Cuadrado, rico mercader medinense, y su esposa, Francisca Manjón, cuyas estatuas orantes de alabastro se conservan en el presbiterio. Siguiendo los preceptos de la Orden, el exterior es autero, el interior de planta rectangular en cruz latina se cubre con bóvedas de crucería estrellada y cuenta con capillas laterales intercomuinicadas, un amplio crucero y una cabecera cuadrada. Conserva una interesante capilla del siglo XVII, dedicada al culto de las reliquias de los santos, la Capilla Relicario de la Iglesia de Santiago.
· Casona del Mayorazgo de los Montalvo: Es un edificio de sólida fachada que se erigió a mediados del siglo XVI por la familia medinense de los Montalvo, cuyo escudo campea sobre la puerta. Uno de sus miembros, Garci Rodríguez de Montalvo fue, además de regidor, autor de la continuación del Amadís de Gaula.
· Museo de las Ferias: Se ubica en la antigua iglesia renacentista de San Martín, erigida para su enterramiento por Pedro de Ribera y María de Medina. El interior alberga un extraordinario artesonado mudéjar en madera dorada y policromada. A lo largo de seis espacios expositivos interactivos, el museo profundiza en la estrecha vinculación existente entre la actividad comercial, especialmente de los siglos XVI y XVII, y el esplendor cultural, artístico y social de la villa: a través de valiosas piezas de gran interés histórico se nos va revelando la historia de las ferias desde su fundación en 1404 por Fernando de Antequera hasta su decadencia a finales del siglo XVI, la importancia de los mercados textiles, de arte, de libros... la riqueza y variedad de mercancías que llegaban a Medina del Campo y el desarrollo financiero que experimentó la ciudad y que le confirió una proyección internacional. Calle San Martín nº 26, Teléfono 983837527 www.museoferias.net
· Convento de San José: Fue fundado en 1567 por Santa Teresa de Jesús, alberga un pequeño museo de objetos religiosos de la época. La sobriedad de la fachada se interrumpe solo en el humilde acceso que constituye un arco de ladrillo, con una hornacina y una espadaña. La iglesia, de una sola nave cubierta con bóveda de cañón con lunetos, se ternima en 1603. En la zona de clausura se conservan obras notables como un San José de Gregorio Fernández, marfiles filipinos del siglo XVII y una Virgen con el Niño napolitana del siglo XVIII. El convento muestra en una pequeña sala reliquias, adornos y objetos personales de Santa Teresa. Se encuentra en la calle de Santa Teresa.
Convento de Santa María Magdalena: También en la calle de Santa Teresa se encuentra este convento, que es de fundación agustina, que nació en 1552 auspiciada por Rodrigo de Dueñas, cosejero de Carlos I, que dedicaría la capilla al enterramiento familiar. La Iglesia, dispuesta alrededor de un patio porticado de dos plantas, exhibe una cabecera ornada con pinturas murales del medinense Luis Vélez. En el crucero destaca un espléndido Calvario de Esteban Jordán, datado en 1571.
· Iglesia Parroquial de Santo Tomás: Conserva vestigios del templo primitivo, del siglo XII, aunque el edificio actual data del siglo XVI. En el retablo mayor pueden verse tallas de Francisco del Rincón. Entre los muros del templo reposan los cuerpos de algunos militares medinenses destacados en la Nueva España, como Francisco de Bracamonte, Melchor de Torralba y Juan Gutiérrez.
· Convento de Santa Clara: Se encuentra en la carretera a Olmedo. Se funda en el siglo XIII por lo que puede considerarse el más antiguo de los cenobios medinenses. Es posible visitar la capilla restaurada del siglo XVI, que alberga un Cristo gótico y una pintura de la Virgen de la Antigua de finales del siglo XVI.
· Iglesia de San Miguel: Se encuentra junto al puente homónimo y fue edificada en el siglo XVI. La campana de su torre convocaba a los miembros del Concejo cuando el ayuntamiento se ubicaba a orillas del Zapardiel. En el interior destacan la enorme capilla mayor que alberga un notable retablo de Leonardo de Carrión, datado en 1567, y el órgano barroco del coro.
· Palacio de los Dueñas: De estilo renacentista, alojó a Carlos I y al marqués de la Ensenada, además de ser sede provisional de la Real Chancillería durante el siglo XVII y actualmente acoge un centro de enseñanza. Edificado por Diego de Beltrán, consejero de Indias, cuyo escudo preside la entrada, entre 1528 y 1543 según proyecto del aquitecto real Luis de Vega. Conserva el zaguán cubierto por un magnífico artesonado , la escalera claustral y un patio porticado renacentista de dos plantas que exihibe capiteles ornamentados y medallones con figuras de los reyes castellanos.
· La Casa Blanca: También encargada su construcción por Rodrigo de Dueñas, esta villa de recreo con fuentes y estanques que se encuentra a las afueras de Medina. Está declarada Monumento Histórico Artístico, y es un muestra excepcional de villa renacentista, profusamente ornamentada con yeserías policromadas. Actualmente no es visitable.
· Edificio de las Reales Carnicerías: Sigue manteniendo el uso de mercado que ya tenía en el siglo XVI. Se construye, según un proyecto de Rodrigo Gil de Ontañón, entre 1550 y 1562 con el fin de abastecer de carne a la villa. Construido en piedra y ladrillo, dispone de tres puertas con arcos de medio punto sobre los que se conservan los escudos de la ciudad y de Felipe II.
· Parque Temático Villa de las Ferias: Este singular Parque de las Ferias fue concebido por Cristóbal Gabarrón como un parque temático conceptual para rendir homenaje a la actividad ferial característica de la villa. El espacio está dividido en parterres regulares en los que, a través de un árbol y una escultura, se representa a cada uno de los oficios que se reunían tradicionalmente en las ferias: carboneros, carpinteros, etc.
· Palacio o Balneario de las Salinas: Toma su nombre de los depósitos de sal que se formaban al evaporarse el agua embalsada en pequeñas charcas donde las gentes acudían a bañarse atraídas por sus propiedades curativas. En 1891 se abre un pequeño balneario que aprovechaba los manantiales minero-medicinales. En 1912 se inaugura un gran hotel en el majestuoso edificio actual que se convertiría en una referencia en el termalismo español y europeo. Cerrado al público durante la Guerra Civil fue hospital musulmán para las tropas norteafricanas. Años después fue seminario y quedó finalmente semiabandonado hasta recuperar su uso hotelero en los últimos años del siglo XX.
· Antiguo Hospital de Simón Ruiz: No está abierto a las visitas. Fue financiado a finales del siglo XVI por el rico banquero y mercader Simón Ruiz, y edificado según la traza del jesuita Juan de Tolosa. La austera fachada muestra una simetría herreriana. El interior se articula en torno a un patio porticado de dos alturas, La iglesia, con planta de cruz latina y capillas intercomunicadas, conserva obras de algunos de los mejores artistas de la época, como el retablo mayor de Francisco Rincón y Pedro de la Cuadra, del siglo XVII, o la reja herreriana que cierra el crucero. En la sacristía se conservan más de cien antiguos botes de farmacia de la vieja botica del hospital.
· Centro de Interpretación Huellas de Pasión: Ubicado en el Centro Cultural San Vicente Ferrer, es un espacio dedicado a la interpretación de la Semana Santa en España en el cual, a través de las nuevas tecnologías, se quiere transmitir y hacer sentir la Semana Santa desde el plano emocional. Adecuado para una visita familiar y dotado con una tienda cofrade. Calle Carreras nº 5 Teléfono 983811825 www.centrosanvicenteferrer.es
· Antiguo convento franciscano de San José: Actualmente acoge al Centro Cultural Integrado de Isabel la Católica. Los antiguos muros y arquerías conventurales se unen con modernas líneas rectas de la nueva construcción, convertida desde su inauguración en 2003, en un referente de la vida social y cultural de la Villa. Calle de Jaun de Álamos s/n. Teléfono 983812880.
· Ermita de San Roque.
· Ermita de la Virgen del Amparo.
· Capilla de San Juan de la Cruz.
· Capilla de Nuestra Señora de las Angustias.
· Capilla del Asilo.
· Restos del Convento del Corpus Christi.
· Casona del Mayorazgo de Hormaza y Cotes.
· Antiguo Cuartel Marqués de la Ensenada.
· Antigua Ermita de Nuestra Señora de San Julian.
· Columnas de la Antigua Iglesia de San Facundo y Primitivo.
· Antigua Capilla de la Orden Tercera de San Francisco.
Puedes ver más detalles de otros lugares de interés en Wikipedia.


Iglesia Santiago el Real. Las Edades del Hombre.

Cristo del Perdón de Luis Salvador Carmona 1756.

Fiestas populares y Tradiciones:

· Semana del Cine: en marzo.
· Semana Santa: declarada de Interés Turístico.
· Feria de Artesanía:en mayo.
· Feria Cofrade: en mayo.
· Feria de Espectáculos Taurinos y Tradicionales: en junio.
· Feria de Renacientista: en junio.
· Concurso de tapas "Llamativos": en julio.
· Teatro de Calle: en agosto.
· Encierros tradicionales de Interés Turístico Regional: en septiembre.
· Feria de los Productos de la Tierra: en octubre.
· Semana Internacional de Música: en noviembre.


Interior de la Iglesia de Santiago El Real.

Interior de la Iglesia de Santiago El Real.

Gastronomía:

Uno de los productos estrella de la comarca es el piñón blanco, del que Pedrajas de San Esteban es el mayor productor de España. Entre los quesos destacan el de leche cruda de oveja que se hace en Serrada y el de Medina del Campo. En Pascual se elabora un excelente hornazo típico en Íscar y en toda la zona es obligado degustar los platos a bas de níscalos. En Matapozuelos se pueden comer pinchos o empanada de conejo. La repostería artesana es deliciosa en toda la comarca; los mantecados de Verdejo (Matapozuelos), las rosquillas ciegas (Íscar), los empiñonados (Pedrajas de San Esteban), los Mudejaritos (Olmedo). De Medina del Campo son típicas las cocadas y la nueva Capirocada, una pasta de té en forma de capirote bañada en chocolate, con una cocada y rematada en un palito de chocolate. Las pastas de nata y piñones de Serrada o los morenitos, los nevaditos y las pelusasa de Nava del Rey.
Toda la zona esta protegida bajo la D.O. Rueda, especializada en el elaboración de vino blanco y en la protección y desarrollo de la uva Verdejo, su variedad autóctona. Muchas de las bodegas son visitables.

Mapa

Powered By Subgurim(http://googlemaps.subgurim.net).Google Maps ASP.NET
Centro de Turismo Rural
Hornillos de Eresma (Valladolid)
7
18
Casas rurales
47253
Curiel (Valladolid)
4
7
Actividades, Turismo y Aventura
Mojados (Valladolid)
Consultar
Enoturismo, Bodegas, Vinos y Catas
Peñafiel (Valladolid)
Consultar
Apartamentos Turísticos
VA-AT-05
Peñafiel (Valladolid)
3
6/7
« Volver Atrás