Casas Rurales recomendadas

Casa Rural Huerta de Cañamares

Casas rurales

Casa Rural Huerta de Cañamares

La Iruela (Jaén) España

Alojamientos Rurales Rincón del Descanso

Vivenda Turística de Alojamiento Rural

Alojamientos Rurales Rincón del Descanso

La Iruela (Jaén) España

Información general:

La Iruela es un municipio situado al Este de la provincia de Jaén (España). Se encuentra en las faldas de la Sierra de Cazorla, coronando el valle del Guadalquivir. Pertenece a la comarca Sierra de Cazorla. Está situada a 932 metros sobre el nivel del mar es el municipio más alto de toda la comarca, y el que más porción de Parque Natural contiene, siendo por lo tanto su territorio área de montaña en gran parte repoblada con extensos pinares.
Municipio situado en el noreste de la comarca de Alto Guadalquivir. La actividad económica del municipio ha ido cambiando en los últimos años.
Con anterioridad los pilares fundamentales eran el cultivo del olivar, los trabajos forestales y la ganadería, sin embargo en la actualidad este municipio alberga una gran infraestructura turística, junto a Úbeda y Baeza, la más importante de la provincia de Jaén.
GENTILICIO: irolense o ciruqueño
HABITANTES: 1.982
Pertenecen al municipio de La Iruela las pedanías de Burunchel, El Berrueco, El Palomar, Arroyo Frío, San Martín, Tramaya, Don Roque y Fontanares.
BURUNCHEL: está situado en la misma puerta del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas siendo la principal vía de acceso al mismo.
La Comarca Sierra de Cazorla se encuentra situada en el sureste de la provincia de Jaén, limita al noreste con la Sierra de Segura, al noroeste con la comarca de La Loma y Las Villas, al suroeste con Sierra Mágina y al sur y sureste con la provincia de Granada. Tiene una superficie de 134.037 hectáreas y está integrada por los términos municipios de Cazorla, Chilluévar, Hinojares, Huesa, La Iruela, Peal de Becerro, Pozo Alcón, Quesada y Santo Tomé, así como numerosas aldeas y cortijadas que se distribuyen a todo lo largo y ancho de una impresionante geografía coronada por las sierras de Cazorla, Quesada, el Pozo y La Cabrilla.
Si algo caracteriza a la comarca es la variedad en paisajes y ecosistemas, con altitudes que van desde los 2.100 metros en la Sierra de la Cabrilla hasta los 360 metros en las proximidades del Puente de la Cerrada. Altas cumbres se mezclan con profundos barrancos, suaves relieves y amplios valles, bosques, olivares, pastos de alta montaña y huertas, zonas húmedas, secas y semidesérticas.
La elevada altitud media, que sobrepasa los 1.000 metros, dota a estas serranías de una espectacular belleza, encontrándose numerosas cumbres que rebasan los 2.000 metros. La altitud asciende de oeste a este, pero no de forma continua, sino formando dientes de sierra cuyos salientes y entrantes son progresivamente más pronunciados, alternando cursos fluviales y líneas de cumbres, tanto más altas cuanto más nos adentramos en las sierras.
El clima se caracteriza por inviernos fríos con abundantes precipitaciones (de nieve por encima de los 1.200 metros) y veranos secos y calurosos. Las precipitaciones oscilan entre los 400 mm. en las zonas bajas de la parte sur-occidental de la comarca y los 1.600 mm., incluso 2.000, en las cumbres. La temperatura media anual muestra un clima relativamente suave.
Las características naturales del territorio han condicionado el uso y aprovechamiento del mismo. Los usos tradicionales son el aprovechamiento ganadero y forestal, la explotación de pequeños minifundios de cultivos tradicionales (olivar, cereal y huerta), la caza, la pesca, la recolección de setas y frutos silvestres del bosque y una variada artesanía popular, esparto y mimbre principalmente. Estos usos han dejado paso a nuevas actividades económicas, principalmente empresas de servicios, sobre todo turísticos, en el área del Parque Natural. La expansión e intensificación del olivar, que ocupa en la actualidad el 70% del área cultivada, se sitúa en superficies tradicionalmente dedicadas a otros cultivos, cereal en la campiña y hortícolas en las fértiles vegas del Guadalquivir y el Guadiana Menor.
A vista de pájaro en el paisaje de esta comarca se pueden distinguir las sierras, al este y la campiña y las depresiones del Guadiana Menor y Guadalquivir, al oeste.
Desde cualquier punto de entrada a nuestra comarca aparece la Sierra de Cazorla como telón de fondo de un maravilloso escenario paisajístico. Varias sierras se alinean de este a oeste disminuyendo de altitud: La Cabrilla, Pozo, Cazorla y Quesada, separadas por el valle del Guadalentín, el valle del Guadalquivir y por la falla de Tíscar.
Entre las sierras y las depresiones aparece la campiña, su relieve es suave y alomado. Tradicionalmente las zonas más bajas, por debajo de los 600 metros, estaban ocupadas por tierras de labor (cereal, leguminosas, etc.), mientras que a medida que se ascendía en altitud, el olivar era el cultivo dominante. Cerca de los pueblos, aprovechando los pequeños cursos de agua y los bancales tradicionales, permanecen aún huertas y frutales. En la actualidad el olivar ha ido desplazando al resto de cultivos, las lomas están ocupadas por un inmenso mar de olivos, interrumpido aún por algunas parcelas de tierra calma y pequeñas huertas, todo ello, enmarcado por las sierras circundantes. En las zonas más secas los almendros salpican de blanco la primavera.


Castillo de La Iruela

Lugares de Interés:

· El Castillo de la Iruela: colgado en una peña sobre el mismo pueblo, de origen templario. Destaca su torre del homenaje. Fue declarado Monumento Histórico en 1985. Entre el castillo y la peña se ha creado un anfiteatro donde se realizan actividades artísticas y espectáculos pirotécnicos, que se realizan en él con motivo de las fiestas de agosto, en honor a la Virgen de los Desamparados.
· Templo del Espíritu Santo: en Burunchel.
· La Iglesia de Santo Domingo: se construyó por orden de Don Francisco de los Cobos dentro del recinto amurallado del castillo. Está dedicada al patrón de La Iruela, Santo Domingo de Silos. Santo Domingo fue un importante templo construido en la parte sur occidental del castillo de La Iruela, en un lugar de topografía difícil. Saqueado e incendiado por los franceses, dejó de tener culto y pasó a otras utilidades como la de cementerio hasta el año 1953, lo que ha dañado mucho la construcción del siglo XVI. Fue sede de la primitiva Parroquia Mayor de La Iruela. Su construcción se remonta a los tiempos de la reconquista, bajo la advocación de Santo Domingo de Silos. En el siglo XVI, el viejo templo medieval fue reemplazado por uno nuevo, conforme a los cánones renacentistas, al que pertenecen las bellas ruinas que hoy contemplamos. De planta rectangular con tres naves y presbiterio plano, aprovecha la torre de la entrada al recinto amurallado como torre-campanario, conteniendo una escalera de caracol. No quedan restos de sus bóvedas si exceptuamos las del altar mayor que conserva medio cañón con casetones, al igual que en las capillas laterales del propio altar, destacando la del lado este, dónde también quedan restos de pinturas. Conserva la portada de acceso, que responde al modelo renacentista, de arco de triunfo con arco de medio punto rodeado de columnas pareadas sobre podium.
· Ayuntamiento: Este edificio era el antiguo Pósito de La Iruela, construido a finales del siglo XV y principios del XVI, con piedra y ladrillo, como otros edificios de la zona. En 1810 fue saqueado e incendiado por los franceses, junto con otras edificaciones notables de la villa. Restaurado a mediados del siglo XIX, fue habilitado como Ayuntamiento, en sustitución del antiguo, destruido también en la Guerra de la Independencia. Una remodelación llevada a cabo por los años de 1980, le dio el aspecto actual.
· Ermita de San Julián: en Burunchel.
· Fuente de Gusarapos: en Burunchel.
· Capilla de San Cristobal: se encuentra en Burunchel.
· Iglesia de la Inmaculada Concepción: De una sola planta y cubierta con bóveda de medio cañón con lunetos, fue construida en los años sesenta por el arquitecto López Ribera. No conserva ningún elemento artístico de valor.

Fiestas Populares y Tradiciones:

· San Blas: sábado y primer domingo de febrero. La Rifa de San Blas, tiene lugar todos los años una curiosa “rifa” en la que participan todos los vecinos con motivo del día de San Blas. Los vecinos donan productos de la huerta que son subastados en la plaza del pueblo.
· Feria y Fiestas en Honor de la Virgen de los Desamparados: 27 al 30 de Agosto. Fuegos de La Iruela (Fecha: 27 de agosto), con motivo de las fiestas patronales de La Iruela dedicadas a la Virgen de los Desamparados todos los años, en el mes de agosto, se ofrece un espectáculo de fuegos artificiales, luz y sonido que recomendamos a aquellos que nos visiten en esta época. El fabuloso entorno donde se realizan los fuegos reviste de especial belleza esta manifestación de luz y color.
· Fiesta en Honor de Santo Domingo de Silos: Hogueras. 20 de diciembre.
· Fiestas en Honor de San Julián y La Purísima Concepción: en la aldea de Burunchel (22 al 25 de agosto).
· Fiestas en la aldea del Palomar: primer sábado y domingo de agosto.
· Fiestas en Honor de San Martín y la Virgen del Rosario: en la aldea de San Martín (primer sábado y domingo de octubre).
· Fiestas y Ferias en Honor de la Virgen de la Asunción: en la aldea de Arroyo Frío (15 de agosto).

Recursos Naturales:

· Cerrada de Elias: Ruta Río Borosa - Cerrada de Elías (Distancia: 8 km. - Dificultad: Baja). Siguiendo la carretera que nos ha conducido al Centro de Visitantes Río Borosa, unos metros más adelante llegaremos primero, a la piscifactoría, y poco más allá al Charco de la Cuna, una de las zonas más conocidas del Río Borosa y donde se inicia el sendero propiamente dicho. Caminando por la pista, a 1,2 km. desemboca en el Borosa el Arroyo de la Agracea, conocido también como de las Truchas. Otro kilómetro más arriba se encuentra el Puente de los Caracolillos, donde la pista se bifurca. La de la derecha, cortada por una cadena, pasa por la Fresnedilla y Roblehondo para unirse a la transversal de Navahondona, cerca de Vadillo-Castril. Nosotros seguiremos por la izquierda, siguiendo el río que cruzaremos varias veces. Un poco más adelante, a nuestra izquierda, se encuentra un anticlinal donde se aprecian perfectamente los caprichosos plegamientos estratificados de la caliza originados por ocultas fuerzas orogénicas. Continuaremos la marcha, y un poco más arriba la pista forestal nos conduce hasta el Vado de Los Rosales, donde dejaremos el camino forestal para coger un pequeño sendero de 1.160 m de longitud que, cruzando de nuevo varias veces el Río Borosa, nos llevará a la Cerrada de Elías, un encañonamiento geológico entorno a dicho río de gran interés botánico y paisajístico. Aquí podemos observar una planta carnívora (Pinguicula vallisnetiifolia), advirtiendo una vez más que es especie protegida, por lo que debe ser respetada. Pasada la Cerrada de Elías llegaremos de nuevo a comunicar con el camino forestal que habíamos dejado en el Vado de los Rosales, ahora cogeremos a nuestra izquierda, y volveremos a dicho vado y regresaremos por el mismo itinerario.
· La Mocha y el Arroyo de Rechita.
· Río Borosa.
· Reserva Natural de Guadahornillos: acceso restringido.
· Lagunas de Valdeazores y Aguas Negras: Ruta Río Borosa - Las Lagunas (Distancia: 22 kms. Tiempo: unas 7 horas Dificultad: Media). Una vez hemos dejado atrás la Cerrada de Elías (consultar Ruta 2), continuaremos caminando por la pista unos 3 kilómetros hasta llegar a la central hidroeléctrica del Salto de Los Órganos, situada entre enormes farallones calizos. En este valle podemos observar cornitas arbóreas de excepcional tamaño (Pistacia terebinthus). Desde la misma Central eléctrica, sale una pequeña vereda que asciende progresivamente entre huertas y comunica con una senda en zig-zag que, siguiendo el curso del río, llega hasta una impresionante cascada denominada El Salto de los Órganos. El ascenso de 2, 5 km. es bastante duro, pero el entorno geológico constituido por formaciones calcáreas de inusitadas formas y la presencia de bastantes cuevas y grutas hacen atractivo el esfuerzo. Desde la cascada, a su izquierda, asciende con bastante desnivel una pequeña vereda formada por lastras de roca caliza que nos remonta sobre una repisa, iniciándose a la derecha la entrada a un túnel excavado en la roca por el que transcurre un canal que lleva parte de las aguas del Rio Borosa hasta la Central Eléctrica. Este túnel comunica con una pequeña pradera que conduce, a través de otro túnel más pequeño, a la presa de la Laguna de Aguas Negras o Embalse de la FEDA. Remontada la presa nos desviaremos a su izquierda a través de una vereda y a 300 metros, de allí podremos beber agua, en un excelente manantial de gélidas y abundantes aguas, en el nacimiento del Río Borosa o Aguas Negras. Si deseamos ascender para visitar la Laguna de Valdeazores tan sólo tendremos que regresar hasta la presa, atravesarla y seguir una estrecha vereda que por la margen derecha bordea la Laguna de Aguas Negras y comunica con un camino forestal que nos llevará a la Laguna de Valdeazores, a tan solo 800 metros. La vuelta se ha de realizar por el mismo camino.
· Prado Redondo: Ruta Puerto del Tejo (Distancia: 22,8 kms. - Dificultad: Media). Desde la plaza de Santa María, encaminaremos nuestros pasos por la calle de la Hoz y río arriba ponemos rumbo hacia el Castillo de la Yedra o de las Cuatro Esquinas.
Antes de llegar a dicho castillo, veremos un panel informativo en madera, que nos indica que aquí se iniciará nuestra ruta. Estamos junto al río Cerezuelo, el cual pasaremos a través de un pequeño puente para subir por los antiguos molinos harineros, hoy convertidos, en algún caso, en una bella instalación de turismo rural (Molino de La Fárraga). Continuaremos hasta enlazar con un camino que procede del Paseo del Solar. Aquí tomaremos a la derecha, para iniciar un atractivo paseo que entre bellas huertas fertilizadas por el agua del río Cerezuelo nos llevará al paraje conocido como Nace-el-río, uno de los primeros objetivos de nuestra ruta.
Trascurridos 800 m. más arriba, llegamos al cortijo de César. Aquí giraremos a nuestra izquierda para subir con dirección a la antigua ermita de San Sebastián (a 800 m.). Si queremos acercarnos hasta dicha ermita, sale a nuestra izquierda una vereda. Continuaremos nuestra ruta, y un poco más arriba (200 m.) dejaremos una bifurcación a la izquierda que nos llevaría de nuevo a Cazorla. Nosotros tomaremos a la derecha para, una vez pasados unos depósitos de agua, llegar a otra bifurcación, que tomaremos a la derecha hasta el mismo nacimiento de agua de Nace-el-río. Las fértiles huertas y bancales de olivas, han ido dando paso a una importante vegetación, dominada por pinares carrascos (Pinus halepensis), asociados con cornitas (Pistacia terebinthus); romeros (Rosmarinus officinalis), majuelos (Crataegus monogyna), y algunos excelentes ejemplares de nogales.
Desde Nace-el-río continuaremos subiendo hasta el Control de Riogazas (a 1,6 Km), Atrás hemos dejado la Cascada de la Malena y el Hotel de montaña Riojazas. Tomaremos a la derecha y, una vez pasado dicho control, iniciaremos la ascensión por una pista forestal hasta encontrarnos otro panel de madera, ubicado a nuestra izquierda en la pista forestal que se dirige al Chorro. Habremos recorrido 1.610 m. desde el referido Control, y empleado unos 40´. Junto a este panel, y a su izquierda, se inicia una pequeña vereda a través del paraje conocido como la Cerecera. Transcurridos 590 m. y unos 12´, nos encontramos una bifurcación casi imperceptible. Aquí tomaremos a la izquierda cruzando el cauce de un torrente estacional. La senda asciende de manera serpenteante y poco definida. Es aconsejable, una vez pasada la bifurcación anterior, mantenerse siempre en la vertiente izquierda del arroyo que desciende hasta llegar a una pequeña llanura que termina en un collado conocido como Collado de Cagahierro (a 1.390 m. y 22´). En este punto encontraremos un cruce de sendas. Seguiremos la de la izquierda para iniciar una fuerte subida hasta un pequeño collado (a 1.060 m. y 25´). Comenzaremos a llanear para inmediatamente volver a ascender por una pedregosa senda hasta el Collado del Gilillo (a 860 m. y 18´). Desde allí divisaremos las impresionantes cumbres de nuestro Parque Natural, de derecha a izquierda: Cabañas, el Calar de Juana, los Poyos de la Mesa, las Empanadas, las Banderillas, el Yelmo.., al tiempo que hacia el oeste se nos ofrece una amplia panorámica de gran parte de la provincia de Jaén.
Recuperados del esfuerzo podemos ascender hasta el vértice geodésico del pico Gilillo, a unos 800 m., con un desnivel desde el collado de 150 m., siguiendo la cuerda o divisoria de la cumbre en dirección sur (a nuestra derecha según hemos ascendido).
De vuelta al collado, observaremos a 40 m. una antigua garita de vigilancia de incendios forestales. Una vez allí abandonaremos la senda y buscaremos, en la parte izquierda del refugio, una pequeña vereda que utilizan los animales y que nos llevará hacia un nuevo collado que da vistas a la Loma de los Castellones. Esta vereda entra en un pinar asociado con plantas leñosas y espinosas (piornos blancos y azules, enebros rastreros) y dadas las condiciones de la espesa vegetación, se bifurca en varios ramales, utilizados por diferentes animales domésticos y silvestres que intentan salvar la espesura. Buscaremos la más fácil para descender, siguiendo siempre la senda principal que podremos localizar hacia el noroeste discurriendo a media ladera. Vamos dejando siempre a nuestra izquierda unas formaciones rocosas en forma de pliegue, que dan nombre a la citada Loma de los Castellones. También, como referencia de orientación, podremos observar en dicha dirección el Cerro de la Lagunilla y el observatorio y antena del pico del Banderín. Una vez en la senda, continuaremos por ella, ascendiendo ligeramente, para llegar a una pequeña altiplanicie o nava (habremos recorrido 1.960 m. y 45´). Encontraremos aquí una bifurcación a nuestra derecha. Nosotros seguiremos por la principal, que se encuentra entre dos mojones de señalización de montes. Nos acompaña un boscaje de pinar de laricios, enebros, sabinas rastreras y majuelos. Primero llaneando, y luego descendiendo, llegamos a una hondonada conocida como Laguna de Cazorla (1.360 m., y 20´), que no es otra cosa que una dolina de disolución de arcillas en la que se acumula gran cantidad de agua en época de lluvias, pero que permanece seca el resto del año. Frente ella veremos un camino forestal que deberemos tomar hacia el noroeste (a nuestra izquierda) para seguir inmediatamente una pequeña senda que nos lleva hasta el Puerto del Tejo (a 785 m. y 13´). Llegados a este punto, encontraremos una nueva bifurcación. Tomaremos a la izquierda para bajar muy cercanos a la divisoria de la Peña de los Halcones, que quedará a nuestra izquierda, hasta la casa forestal de Prado Redondo (a 3.800 m. y 45`). Unos metros antes de la casa, encontraremos una bifurcación, que tomaremos a la izquierda, dejando la casa a nuestra derecha. El sendero se hace tortuoso y en algunos casos parece que desaparece, pero sabremos que vamos bien cuando observemos por debajo de nosotros el Castillo de la Iruela. Nos encontramos ya muy cerca de la Ermita de la Virgen de la Cabeza, que se encuentra a 2.000 m. y a 45´ de Prado Redondo. Desde la ermita cogeremos hacia la izquierda el camino forestal que desciende hasta el primer mirador de los Merenderos (a 640 m. y 5´). Junto a dicho mirador entraremos en una senda (GR-7) que baja hasta Cazorla (a 710 m. y 20´).

Mapa

Powered By Subgurim(http://googlemaps.subgurim.net).Google Maps ASP.NET
Vivenda Turística de Alojamiento Rural
J/00312-313-314
La Iruela (Jaén)
3+4+3+2
6+8+6+4
Casas rurales
CR/JA/00098
La Iruela (Jaén)
10
22
« Volver Atrás